El gesto del campeón

José María López, “Pechito”, logró con 33 años, por tercera vez consecutiva, el Mundial de Turismos el domingo por la tarde en el circuito de Motegi, en Japón.

Descubierto en 2013 por Yves Matton, director de Citroën Racing, el piloto argentino rebosa talento durante el WTCC. Desde su debut en 2014, ha ganado 27 victorias (75 carreras) y logrado 20 pole position, entrando así en el panteón de los campeones.

Además de ser un piloto extraordinario, López demostró el domingo su gran valía como persona y como compañero. Dominaba con holgura la carrera principal y dejó pasar a Yvan Muller para asegurarle la victoria, permitiendo a este último hacerse con un segundo puesto en el campeonato (empatado con el piloto de Honda Tiago Monteiro).

No es la primera vez que un piloto de coche deportivo deja pasar a su compañero de equipo. Durante el Gran Premio de F1 de Austria, en 2002, Rubens Barrichello dejó pasar a Michaël Schumacher a 100 metros de la meta, permitiéndole así alzarse con la victoria. Sin embargo, fue el equipo Ferrari quien ordenó a su piloto que dejara pasar al campeón del mundo alemán.

En esta carrera, en cambio, fue el propio Pechito quien tomó la decisión.

Al final de la carrera, Yvan Muller puso en su cuenta de Facebook: «En un equipo, no hay nada como tener espíritu de equipo. Por mí mismo, decidí ayudar a José en Argentina. Y ahora que José tenía título asegurado, es él quien ha tenido la deferencia de dejarme ganar. Es algo poco frecuente en los circuitos, así que estoy feliz de ser uno de los dos pilotos que tienen ese respeto…»

Cabe destacar también el buen trabajo de los mecánicos de Citroën Racing, que pudieron reparar los dos C-Elysée dañados durante la carrera inicial.

Descubre toda la información de WTCC

lee también