El amor por el riesgo, por John Filippi

Monza, el templo de la velocidad. Un lugar mítico. Legendario. La cuna de los deportes de coches.

Conducir por el circuito de Monza… ¿qué piloto no ha soñado nunca con ello? Tras una primera carrera en Marrakech, Monza llegaba en el mejor momento para comenzar realmente mi temporada. El lugar, el entusiasmo, el vehículo: reunía todas las condiciones para el mejor rendimiento…

Aunque había tenido dificultades para explotar mi vehículo hace dos semanas, esta vez mi sensación era diferente. Desde las primeras vueltas, conseguí posicionarme en el Top 5. Lleno de confianza, decidí intentarlo todo para lograr resultados. Decidido a tomar riesgos. Desde el principio de las calificaciones, intenté administrar mis neumáticos en Q1 para conseguir la décima plaza en Q2. Una apuesta que no fue ganadora… por casi dos centésimas. Lejos de rendirme, decidí seguir con mi estrategia durante la primera carrera.

Saliendo en 13era posición, debía mostrarme ofensivo desde el comienzo para conseguir los puntos. Por ello me acercaba a los 3 pilotos de delante mío cogiendo las cuvas por el exterior desde el principio. Una elección arriesgada, ya que me jugaba salir de la pista, pero acertada. Con confianza, conseguí doblar a otro piloto a la salida de la primera curva. Tuve que conformarme con la 7° posición, no pudiendo doblar a Tom Coronel.
Insaciable, sólo deseaba una cosa: hacerlo igual de bien o mejor en C2. Para ello, conseguimos corregir los problemas de estabilidad detectados en la C1. Una vez más, decidí coger por el exterior desde la primera curva: pero sin éxito. Nada podía disuadirme. Tras un apretado duelo, conseguía finalmente la décima plaza, por detras de…¡Tom Coronel!

En tres semanas, el equipo y yo hemos progresado, conociéndonos mútuamente y en nuestro desempeño. Aunque sea muy pronto para sacar conclusiones, espero que esta carrera constituya el gran acto de esta tamporada. Siguiente cita en Budapest con mi pensamiento habitual: ¡darlo todo!

Descubre toda la información de

lee también